SAME cada vez más líder tecnológico de los tractores especializados

Las continuas e ingentes inversiones realizadas en investigación y desarrollo por el grupo SDF han permitido a la marca de Treviglio presentar en primicia en la EIMA el Frutteto CVT ActiveSteer, el primer tractor especializado dotado de la tecnología 4WS, que introduce las 4 ruedas direccionales también en los viñedos y los frutales para aumentar aún más la seguridad y la productividad.

Después de haber sido la primera empresa en producir en serie un tractor agrícola dotado de 4 ruedas motrices con el SAME DT 25 de 1952 y en producir un tractor con 4 ruedas motrices con eje de transmisión central en 1965, SAME añade ahora a los tractores especializados una tecnología desconocida hasta ahora en este sector. Hasta hoy, de hecho, las 4 ruedas direccionales en el campo agrícola se utilizaban solo en los cargadores telescópicos y en raros casos también en tractores agrícolas de campo abierto, pero SAME, consciente de que los tractores especializados requieren la máxima maniobrabilidad posible para trabajar mejor en entornos estrechos como los de los viñedos y los frutales, propone por primera vez un sistema de 4 ruedas direccionales estudiado específicamente para aumentar las prestaciones y la seguridad en estos ámbitos particulares. Además, para satisfacer la necesidad de mantener el tamaño más compacto posible del conjunto, logra introducir esta tecnología manteniendo los mismos valores de ancho de vía y batalla utilizados en las versiones dotadas de eje trasero tradicional.

La tecnología de cuatro ruedas direccionales, además de incrementar la maniobrabilidad, ofrece mayor seguridad que los sistemas como la articulación del tractor o de los ejes, que, para obtener un elevado ángulo de giro, se desplazan hacia delante respecto a la posición tradicional, dado que no requiere aumentos de la batalla ni causa desplazamientos del centro de gravedad de la máquina. Gracias al nuevo eje trasero, también las ruedas traseras pueden alcanzar ahora una inclinación de +/- 20°; además, su posición se controla mediante una centralita electrónica que permite también seleccionar tres modos de funcionamiento distintos. Así, es posible seleccionar:

  • el desplazamiento de las mismas proporcionalmente respecto a las delanteras, útil para reducir drásticamente el radio de giro, pero sin penalizar nunca la estabilidad de la máquina;
  • la modalidad de cangrejo, útil por ejemplo cuando se trabaja en curvas de nivel a lo largo de las líneas de pendiente, pero también las aplicaciones de manipulación con mulas mecánicas en espacios reducidos
  • la modalidad “delayed”, con la que la dirección se realiza en cualquier caso proporcionalmente respecto a la de las ruedas delanteras, pero con un ligero retraso. Dicha función resulta de hecho muy útil para la marcha con los remolques tirados, que, gracias a esta funcionalidad, ya no limitan el radio de giro respecto al tractor que los precede.

Además de estas tres modalidades de control automatizadas, es posible gestionar manualmente el ángulo de giro de las ruedas traseras, además de bloquearlas a voluntad para compensar el deslizamiento después del tren trasero en pendiente o bloquearlas en posición centrada para el transporte por carretera.